gestoriafiscal.com.

gestoriafiscal.com.

Cómo preparar un balance general correctamente

Introducción

El balance general es uno de los estados financieros más importantes en la gestión empresarial, ya que permite conocer la situación económica y financiera de una empresa en un momento determinado. En este artículo, explicaremos detalladamente cómo preparar un balance general correctamente.

¿Qué es un balance general?

El balance general es un estado financiero que muestra la situación económica y financiera de una empresa en un periodo determinado. Este estado financiero presenta la relación entre los recursos que posee una empresa (activos), las obligaciones que tiene que cumplir (pasivos) y la inversión de los propietarios de la empresa (patrimonio).

¿Para qué sirve el balance general?

El balance general es una herramienta muy útil para la gestión empresarial, ya que permite:
  • Conocer la situación financiera de una empresa en un momento determinado.
  • Mostrar la relación entre los recursos que posee la empresa y las obligaciones que tiene que cumplir.
  • Conocer el patrimonio de la empresa y cómo ha sido financiado.
  • Establecer decisiones financieras y estratégicas en base a la situación económica de la empresa.
  • Comparar la situación actual con la de periodos anteriores y con respecto a otras empresas del mismo sector.

¿Cómo preparar un balance general correctamente?

Para preparar un balance general correctamente, es necesario seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Identificar los activos

Los activos son todos aquellos recursos que posee la empresa y que generan beneficios económicos futuros. Es importante clasificarlos por orden de liquidez, es decir, aquellos que se pueden convertir en efectivo con mayor facilidad y rapidez. Entre los activos más comunes se encuentran:
  • Cuentas por cobrar.
  • Inventario.
  • Maquinaria y equipo.
  • Propiedades y terrenos.
  • Depósitos bancarios.

Paso 2: Identificar los pasivos

Los pasivos son todas aquellas obligaciones que tiene la empresa con terceros. Es importante clasificarlos también por orden de liquidez, es decir, aquellos que se deben pagar en un periodo corto de tiempo. Entre los pasivos más comunes se encuentran:
  • Cuentas por pagar.
  • Préstamos bancarios.
  • Impuestos por pagar.
  • Sueldos y salarios por pagar.
  • Deudas con proveedores.

Paso 3: Identificar el patrimonio

El patrimonio es la inversión de los propietarios de la empresa en el negocio. Este se determina restando los pasivos de los activos. Es importante recordar que el patrimonio representa el valor residual de la empresa, es decir, el valor que queda una vez que se han satisfecho todos los pasivos. El patrimonio está compuesto por:
  • Aportaciones de los socios.
  • Reservas de capital.
  • Utilidades retenidas.
  • Acciones en circulación.

Paso 4: Presentar un balance general correctamente

Para presentar un balance general correctamente, se debe mostrar la relación entre los activos, pasivos y patrimonio de la empresa en un periodo determinado. La estructura del mismo debe ser: Activos = Pasivos + Patrimonio A continuación, se muestra un ejemplo de un balance general:

Balance general de XYZ S.A.

Activos Monto Pasivos Monto
Cuentas por cobrar $50,000 Cuentas por pagar $30,000
Inventario $100,000 Préstamos bancarios $20,000
Maquinaria y equipo $80,000 Impuestos por pagar $10,000
Propiedades y terrenos $150,000 Sueldos y salarios por pagar $5,000
Depósitos bancarios $20,000 Deudas con proveedores $15,000
Total Activos $400,000 Total Pasivos $80,000

Patrimonio:

Aportaciones de los socios Monto
Capital social $200,000
Reservas de capital $80,000
Utilidades retenidas $40,000
Total Patrimonio $320,000

Conclusión

Preparar un balance general correctamente es fundamental para conocer la situación financiera de una empresa. Este estado financiero permite conocer la relación entre los activos, pasivos y patrimonio de la empresa en un periodo determinado, lo que facilita la toma de decisiones financieras y estratégicas. Por lo tanto, es importante seguir los pasos adecuados para preparar un balance general correctamente y presentar la información de manera clara y ordenada.