gestoriafiscal.com.

gestoriafiscal.com.

Elaboración de un balance general de empresa mediana

Introducción

El balance general de una empresa es una herramienta esencial para la gestión fiscal y contable. En él, se refleja la situación financiera de la empresa en un momento específico. Con este documento, se puede conocer la cantidad de activos y pasivos de la empresa, así como el patrimonio neto. En este artículo, se explicará detalladamente cómo elaborar un balance general de una empresa mediana.

Importancia del balance general

El balance general es una herramienta fundamental en la gestión empresarial. A través de él, se puede conocer la situación financiera de la empresa en un momento determinado. Esto permite a los empresarios tomar decisiones informadas sobre el futuro de su negocio.

El balance general, también conocido como balance contable, se compone de tres partes: los activos, los pasivos y el patrimonio neto. Los activos son todos los bienes y derechos que posee la empresa, tales como inmuebles, equipos, vehículos, cuentas por cobrar, entre otros. Los pasivos, en cambio, son las obligaciones que la empresa tiene, como proveedores, préstamos bancarios, entre otros. Y el patrimonio neto es la diferencia entre los activos y los pasivos.

Por tanto, el balance general permite conocer la capacidad de la empresa para hacer frente a sus obligaciones, conocer su estructura financiera y su rentabilidad.

Pasos para elaborar un balance general

Paso 1: Obtener la información necesaria

El primer paso para elaborar un balance general es recopilar la información necesaria. Esto incluye la información financiera de la empresa, como las cuentas bancarias, los registros de compras y ventas, los registros de nómina, entre otros.

Es importante que toda la información esté actualizada y en orden. Además, se deben tener en cuenta las normas contables, como las definidas por la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Paso 2: Clasificación de los activos

Una vez obtenida la información, se procede a la clasificación de los activos. Esto implica agrupar los bienes y derechos que posee la empresa en diferentes categorías. Las categorías comunes son: activos corrientes, activos fijos y otros activos.

Los activos corrientes son aquellos que la empresa espera convertir en efectivo en el corto plazo (menos de un año). Estos incluyen las cuentas por cobrar, los inventarios y el efectivo en caja y bancos.

Los activos fijos, por su parte, son aquellos que la empresa utiliza para su operación y su producción. Ejemplos de activos fijos son los edificios, la maquinaria, los equipos, entre otros.

Finalmente, otros activos son aquellos que no encajan en ninguna de las categorías anteriores, como los activos intangibles.

Paso 3: Clasificación de los pasivos

El siguiente paso es la clasificación de los pasivos. Esto involucra agrupar todas las obligaciones que tiene la empresa en diferentes categorías. Estas categorías comunes son: pasivos corrientes, pasivos no corrientes y otros pasivos.

Los pasivos corrientes son aquellas obligaciones cuyo pago debe hacerse dentro del corto plazo (menos de un año). Estos incluyen a proveedores, préstamos bancarios y otros compromisos financieros.

Los pasivos no corrientes, por su parte, son aquellas obligaciones cuyo pago se extenderá por un período superior a un año. Ejemplos de esto son los préstamos hipotecarios.

Finalmente, otros pasivos son aquellos que no pertenecen a ninguna de las categorías anteriores.

Paso 4: Cálculo del patrimonio neto

El patrimonio neto es la diferencia entre los activos y los pasivos. Una vez clasificados estos, se pueden restar los pasivos de los activos para calcular el patrimonio neto.

El patrimonio neto refleja la riqueza de la empresa, ya que indica cuánto valdría la empresa si todas sus deudas fueran pagadas en el mismo momento.

Conclusión

Elaborar un balance general es fundamental para la gestión financiera y contable de una empresa. Este documento permite conocer la situación financiera de la empresa en un momento específico, y por tanto, tomar decisiones informadas sobre el futuro del negocio.

Los pasos para elaborar un balance general consisten en obtener la información necesaria, clasificar los activos y pasivos, y calcular el patrimonio neto de la empresa. Es importante tener en cuenta las normas contables y mantener toda la información actualizada y en orden.